* Nacha Canvas * nachacanvas@gmail.com * flickr/nachacanvas *

Lo bueno de la alfarería es que se piensa con las manos

Entrevista. Revista Invasiva,  Marzo 2014.

 

 

 

  ¿Cuáles fueron tus primeros pasos en la actividad artística? ¿Es algo que venís desarrollando desde la infancia?

 

Como cualquier niña, pintaba bastante, pero pienso que no es la práctica técnica lo que deviene en actividad artística, sino la obsesión mental de reconocer y comprender ciertas formas o sucesos del entorno. Lo que madura es la observación y la forma de traducirla en algo, para mí el aprendizaje es sentirse conmovido y atravesado con un estímulo del entorno y hacer algo con eso a partir de la mirada propia, es aprender a traducir. A su vez estoy constantemente ejercitando y estudiando. Soy amante del trabajo de taller, siempre estuve en talleres de todo tipo porque disfruto los procesos propios y ajenos.

 

  * ¿En qué año te fuiste a vivir a Buenos Aires?

 

En 2009, a los 18 años me mudé a vivir sola en Buenos Aires, no conocía a nadie, todo me resultaba extraño, pero me acostumbré bien. 

 

  * ¿De qué manera tu lugar de origen está presente en tu trabajo?

 

Desde el recuerdo. Comencé a obsesionarme con los paisajes de Ushuaia desde que vivo en Buenos Aires. Siento que me conecto con ellos a través de mi trabajo más aún que estando físicamente en esos lugares. En ese sentido es completamente nostálgico, desde la gran ciudad me encuentro viviendo esos climas más intensamente que en el lugar propio. Estando en Tierra del Fuego, con toda esa naturaleza extrema, me resulta hasta empalagoso, en cambio trayendo recortes de eso a un lugar opuesto, cobra otro sentido, es algo pequeño que aparece de otro mundo, entonces crecen otros sentimientos, como la fragilidad, la nostalgia, la poética de algo muy lejano. El silencio es más silencioso si está rodeado de ruido. La sensación que más me interesa tabajar es la inminencia de algo que está por desaparecer y ver como eso sucede, es el desgaste y la resignación. Perdón si te deprimo, jaja.

 

 

  * Trabajás en áreas diversas; recorriendo tu obra encontramos fotografía, collage, ilustración, cerámica… ¿Qué te atrae de experimentar distintas formas expresivas?

 

Me gusta aprender oficios manuales. Es algo que trato de reivindicar. Desde que lo descubrí, siempre me atrajo el medioevo en ese sentido, las corporaciones de artesanos, y el romanticismo. En los días que corren hoy, creo que la gente que lo sigue haciendo, aún existiendo tanta tecnología, es más romántica que en la Edad Media.

 

  * ¿Qué materiales utilizás?

De todo, cada nuevo material que aparece arroja más posibilidades de conocerse. Lápices, acuarelas, papeles, acrílicos, hilos, arcilla, madera, carbonilla, hasta brillantina. Pienso que los materiales son en muchos casos anecdóticos, quizás acompañen un concepto, pero la identidad la aporta uno.

 

  * Contame un poco de tu experiencia en la Bienal de Arte Joven. ¿Qué fue lo que te pareció más rico de esa vivencia? ¿Cómo fue la interacción y el intercambio con otros artistas jóvenes?

 

Lo más rico fue conocer la obra de artistas que desconocía y que ahora me encantan. Fue una plataforma nueva, es bueno que eso suceda. Ví mucho potencial en todo, y me alegra poder compartirlo.

 

  * ¿Cómo fue el proceso de creación de ‘Lo que vi un día en la nieve’?

Es un momento de mucha intimidad, construyo y desarmo constantemente la obra hasta que visualizo algo que me motiva a pegar definitivamente los papeles, y así voy agregando capas con diferentes improntas. Soy el opuesto a la idea de boceto, lo que se ve como resultado final es el proceso mismo en su conjunto.

 

 

  * ¿Cuándo comenzás tu residencia en Casa Tres Patios? ¿Cómo la estás esperando? ¿Actualmente estás trabajando en algún proyecto que planees continuar allá?  

Pienso que quiero sorprenderme con lo que pueda encontrar allá. El proyecto surgirá allá también. Es un lugar muy diferente, seguramente será como volver a nacer por ese tiempo en un lugar desconocido, y aprender otras cosas que jamás ví.

desembalar en buenos aires
Revista Invasiva. Texto de Valentina Cremonte,Online:issuu.com/invasivarevist/docs/invasiva30